Más de 900 benalmadenses, entre ellos 500 alumnos de los colegios e institutos de Benalmádena, recibirán formación en técnicas de reanimación ante una parada cardiorrespiratoria

Más de 900 benalmadenses, entre ellos 500 alumnos de los colegios e institutos de Benalmádena, recibirán formación en técnicas de reanimación ante una parada cardiorrespiratoria

El objetivo se centra en trasladar a los ciudadanos los conocimientos necesarios para llevar a cabo las maniobras de soporte vital básico con desfibrilador semiautomático y actuar también ante situaciones de atragantamiento, en adultos y en niños.

Más de 900 benalmadenses, entre ellos 500 alumnos de los colegios e institutos de Benalmádena, recibirán formación en técnicas de reanimación ante una parada cardiorrespiratoria. Una iniciativa impulsada por la Delegación de Sanidad del  Ayuntamiento, con la colaboración del Hospital de Alta Resolución (HAR) de Benalmádena, que estará desarrollada por un equipo de profesionales locales que ya han puesto en marcha esta campaña formado a un total de 40 docentes y personal de los centros educativos durante el año 2012. El objetivo se centra en trasladar a los ciudadanos, tanto de forma teórica como práctica, los conocimientos necesarios para llevar a cabo las maniobras de soporte vital básico (SVB) con desfibrilador semiautomático (DESA) y actuar también ante situaciones de atragantamiento, en adultos y en niños.

La alcaldesa de Benalmádena, Paloma García Gálvez, ha presentado hoy en rueda de prensa la iniciativa, acompañada por la concejala de Sanidad, Inmaculada Hernández; por la edil de Educación, Yolanda Peña, y por la directora del HAR, Encarnación Cuéllar. También ha asistido el jefe del servicio de Urgencias del centro hospitalario, Miguel Martínez, y el portavoz de la Policía Local, Salvador Fuentes. El programa, enmarcado en un convenio suscrito entre el Hospital de Alta Resolución de Benalmádena y el Ayuntamiento de la localidad, se llevará a cabo a través de sesiones teóricas y talleres prácticos ofrecidos por los propios monitores y apoyados por los profesionales sanitarios. Todos los alumnos recibirán un diploma de participación ofrecido por el propio Consistorio.

“El Ayuntamiento y el Hospital de Alta Resolución vienen colaborando desde hace meses para llevar a la ciudadanía la formación necesaria para actuar ante emergencias médicas en las que se produzcan paradas cardiorrespiratorias”, ha explicado la regidora, que ha apuntado que “esta formación en materia de soporte vital básico resulta esencial porque, si se actúa con eficacia antes de la llegada de los profesionales sanitarios, se puede elevar hasta un 20 por ciento las posibilidades de supervivencia de una persona que padezca una parada además de evitar daños irreversibles”. “Hasta la fecha, cerca de cuarenta docentes de centros educativos y personal del Ayuntamiento de Benalmádena han recibido ya una formación que incluye maniobras de resucitación cardiopulmonar y uso de desfibriladores semiautomáticos”, ha añadido García Gálvez.

Asimismo, la primera edil ha indicado que “el Ayuntamiento da un paso más en este proyecto y, tras recibir la formación correspondiente por parte del Hospital de Alta Resolución, un grupo de monitores, en su mayoría policías locales, transmitirán los conocimientos a los alumnos de los centros educativos, así como a trabajadores municipales”. “En el caso de los colegios, de esta iniciativa se van a beneficiar cerca de medio millar de alumnos de 4º de ESO, lo que refleja la importancia de este proyecto, cuyo objetivo final es, en resumen, ayudar a salvar vidas”, ha destacado García Gálvez, que ha concluido dando las gracias “a los responsables del HAR por apostar por este proyecto de colaboración; a nuestra concejala de Sanidad, por impulsar esta iniciativa, al resto de concejales implicados y, por supuesto, a la Policía Local de Benalmádena”.

Por su parte, Hernández ha asegurado que “cada año se producen en España más de 24.000 paradas cardíacas y sólo una de cada 20 sobrevive cuando ésta sucede fuera del hospital”. “Los mejores resultados se logran cuando es posible hacer una desfibrilación antes de 90 segundos o, al menos, antes de 6 minutos tras una parada cardiorrespiratoria”, ha indicado la edil, que ha apuntado que “la inmediatez en la atención a las personas que sufren paradas cardiorresporatorias no sólo pueden repercutir en salvar sus vidas sino también en que no sufran secuelas las personas que se ven afectadas por la misma”.

Por último, la concejala ha agradecido a la Policía Local “su implicación y participación en el proyecto, pues tuvieron una respuesta muy positiva nada más que comunicárselos y seis agentes han realizado este curso, avalado por el Plan Nacional de RCP y se han convertido en formadores en la materia” y ha subrayado que “esta iniciativa forma parte de un programa, pionero y ambicioso, que tendrá una formación continuada para los participantes en la materia”.

Balance de formación

Hasta ahora y desde noviembre del año pasado se han celebrado dos cursos de SVB con DESA dirigidos a los docentes de centros educativos e impartidos por el director de Urgencias del hospital, Miguel Martínez, y una médico de este proceso, Belén Lozano. En ambos participaron también dos monitores del Plan Nacional de Reanimación Cardiopulmonar (RCP), miembros de Protección Civil del Ayuntamiento. Está previsto que durante al año 2013 se vuelvan a organizar, como mínimo, otros dos ciclos formativos con este perfil de profesionales y en el que participarán, al menos, otras 40 personas.

Durante estas sesiones, el profesorado de colegios, guarderías e institutos públicos del municipio junto con otros profesionales del Ayuntamiento han recibido formación teórico-práctica sobre cómo actuar ante este tipo de situaciones. Actualmente, el nivel de supervivencia de una persona que sufre una parada se puede elevar hasta el 20% si se actúa en ese momento con eficacia, frente al 7% de no llevarse a cabo este tipo de acciones. Además, la adecuada actuación en tiempo por personas formadas en estas maniobras no sólo eleva la posibilidad de supervivencia, si no que evita daños irreversibles en el organismo.

Tal y como recogía el convenio, con estas primeras acciones formativas se ha cumplido  el número de cursos –de dos a tres anuales- a celebrar de forma indefinida y que se incluyen en un programa con las normas de formación en soporte vital básico (SVB)  del Plan Nacional de RCP. Existen dos tipos de cursos, el de soporte vital avanzado (SVA) y el de soporte vital básico (SVB). El SVA precisa conocimientos previos, interpretación de arritmias etc., por lo que se dirigen sólo a enfermeras y facultativos; mientras que el de SVB está orientado a todo el público en general.

Los programas y políticas de reanimación cardiopulmonar son muy importantes en los centros sanitarios y exigen tener definidos los procedimientos de atención y establecido el circuito de coordinación de todas las unidades asistenciales. La mayor organización de acreditación de hospitales del mundo -Joint Commission International (JCI)- exige un capítulo entero dedicado únicamente a este aspecto. El Hospital de Alta Resolución de Benalmádena está acreditado por este organismo internacional.

FUENTE: TribunaSur

X