Aena, que recibió el pasado martes en Madrid el premio Segunda Oportunidad por los desfibriladores de sus aeropuertos, redujo el pasado año los servicios de asistencia sanitaria a sólo siete de los aeródromos de la red, por lo que ha expresado su preocupación el Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (COPAC).

El premio, que concede la asociación HC Segunda oportunidad con la colaboración del grupo Smedia y de la compañía Philips, fue recibido por la jefa de Responsabilidad Corporativa de Aena, Cristina Juliani, y tiene por objeto “plasmar con hechos el deseo de que una segunda oportunidad es posible ante una parada cardíaca”.

Según la empresa gestora aeroportuaria, “en los aeropuertos con tráfico comercial de la red de Aena hay repartidas 270 Columnas de Rescate Cardíaco (desfibriladores semiautomáticos externos). Los desfibriladores están considerados como la mejor herramienta médica para actuar a tiempo ante una parada cardio-respiratoria, mejorando de este modo la supervivencia de los afectados por un infarto de miocardio”.

Curiosamente y coincidiendo con la entrega de este premio, el COPAC mostró pública y reiteradamente su preocupación “por la precariedad de los servicios médicos en los aeropuertos”. “En los últimos meses, se han registrado emergencias médicas a bordo de diferentes vuelos que han provocado que el comandante, como máximo responsable de la seguridad de los pasajeros, se desviara al aeropuerto más adecuado, donde, al no disponer de los servicios médicos necesarios, el pasajero afectado no ha podido ser atendido de manera urgente”, señalaron los pilotos.

“Lamentablemente -añaden-, a lo largo del año se han registrado ya varios casos de personas que no han recibido una atención médica adecuada y rápida, lo que ha provocado incluso el fallecimiento de algunos pasajeros, como el que tuvo lugar el pasado 1 de octubre de una ciudadana británica en el aeropuerto de Gerona”.

Efectivamente, ese día, una joven británica de 21 años, embarazada, que se disponía a viajar a Birmingham desde la Costa Brava, donde había pasado unos días de vacaciones, falleció en el aeropuerto gerundense, donde desde hace un año no existe Servicio de Asistencia Sanitaria, retirado como medida de ahorro.

De los 47 aeropuertos con que cuenta Aena en España, sólo siete disponen de un Servicio de Asistencia Sanitaria y ambulancia, según reconoce la propia empresa pública en su Memoria de 2012, recientemente hecha pública. Se trata únicamente de los que tienen un tráfico superior a los 8 millones de pasajeros comerciales al año: Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca, Málaga, Gran Canaria, Alicante y Tenerife Sur, según las estadísticas del pasado año.

La política de asistencia sanitaria implantada en Aena desde 2007 establecía que “en aeropuertos con tráfico superior a un millón de pasajeros/año debe haber presencia permanente en todo el horario operativo de personal sanitario (mínimo DUE/ATS), bien de plantilla de Aena, bien de asistencia técnica contratada”.

Pero, según recoge la propia Aena en su Memoria del año pasado, “ante la situación económica actual, Aena Aeropuertos revisó su Política Sanitaria, que en su edición de 2012 exige disponibilidad de servicio de asistencia sanitaria y de ambulancia a los aeropuertos con un tráfico superior a 8 millones de pasajeros comerciales al año (que suponen el 72,8% de todos los pasajeros comerciales de la red) estando en consonancia con la situación de la mayoría de los aeropuertos europeos”.

FUENTE: ACTUALIDADAEROSPACIAL.COM

X