Las últimas recomendaciones abogan por entre 100 a 120 compresiones por minuto.

Las últimas recomendaciones abogan por entre 100 a 120 compresiones por minuto.

La calidad de la reanimación cardiopulmonar (RCP) puede variar dependiendo del departamento o el hospital que lo administre, según la Asociación Americana del Corazón.

Por ello, estos expertos lanzan una lista de recomendaciones para mejorar esta práctica, entre las que incluyen reducir al mínimo las interrupciones de las compresiones torácicas, ya que las compresiones generan el flujo de sangre y éste debe entregarse durante el 80 por ciento del tiempo en el que el paciente no tiene un pulso, por lo que abogan por entre 100 a 120 compresiones por minuto.

Las compresiones deben ser profundas, dos pulgadas (cinco centímetros) para adultos y al menos 1/3 de la profundidad del pecho en bebés y niños, de forma que se permita al pecho recuperarse por completo para que el corazón pueda llenarse, aconseja la Asociación Americana del Corazón, que aboga por no dar más de 12 respiraciones por minuto, con un aumento del pecho apenas visible. “El paro cardiaco es un evento caótico y, a veces, perdemos de vista el hecho de que la RCP de alta calidad es la piedra angular de la reanimación”, dijo Peter Meaney, autor principal de la declaración y profesor adjunto de Anestesia y Cuidados Intensivos en el Hospital de Niños de Filadelfia (Estados Unidos).

Para ayudar a los proveedores de RCP, esta sociedad norteamericana pide en un comunicado publicado en la revista ´Circulation: Journal of the American Heart Association´ también recomienda que los profesionales sanitarios y de los servicios de emergencia tengan información sobre la calidad de la prestación de RCP y la respuesta del paciente a la escena. “Si es posible, un jefe de equipo con experiencia debe supervisar y evaluar la calidad de la RCP para asegurar que se siguen las pautas, se trate al paciente y se limitan otros problemas (como la fatiga del salvador)”, señala la Asociación.

Para garantizar la mejora de la calidad, los proveedores, los administradores, las instituciones y los sistemas de cuidado deben hacer preguntas, seguir el listado de verificación de entrega de la RCP, medir la respuesta del paciente, ofrecer cursos de actualización frecuente y participar en los registros de datos de RCP, recuerda la Asociación Americana del Corazón. “Las organizaciones que proporcionan RCP necesitan programas de mejora de calidad”, dijo Meaney.

“Ha habido grandes avances en la reanimación cardiopulmonar y no hay duda de que la RCP de alta calidad salva vidas –subrayó Meaney–. Sin embargo, en estos momentos existe una gran variabilidad en la calidad de la RCP y podemos hacerlo mejor”. Cada año en Estados Unidos, más de medio millón de niños y adultos sufren un paro cardiaco, pero las tasas de supervivencia varían significativamente: del 3 al 16 por ciento fuera de los hospitales y entre el 12 y el 22 por ciento en los hospitales, según cifras de los autores.

FUENTE: ELSEMANALDIGITAL.COM

X