La iniciativa, puesta en marcha por las delegaciones de Sanidad y Educación, se centrará en ofrecer a los escolares de cuarto curso de los distintos institutos la posibilidad de formarse en la materia.

La iniciativa, puesta en marcha por las delegaciones de Sanidad y Educación, se centrará en ofrecer a los escolares de cuarto curso de los distintos institutos la posibilidad de formarse en la materia.

Cerca de un centenar de alumnos del Instituto ‘Cerro del Viento’ de Arroyo de la Miel han participado en el curso de ‘Soporte Vital Básico’, una iniciativa puesta en marcha por las delegaciones de Sanidad y Educación del Ayuntamiento de Benalmádena, centrada en ofrecer a los jóvenes la formación necesaria en técnicas de reanimación ante una parada cardiorrespiratoria. Los cursos, que cuentan con la colaboración del Hospital de Alta Resolución de Benalmádena (HAR), llegarán a más de medio millar de estudiantes de los distintos institutos del municipio y están desarrollados por un equipo de profesionales locales y voluntarios.

El objetivo se centra en trasladar a la máxima población posible, tanto de forma teórica como práctica, los conocimientos necesarios para llevar a cabo las maniobras de soporte vital básico (SVB) con desfibrilador semiautomático (DESA) y actuar también ante situaciones de atragantamiento, en adultos y en niños.

La concejala de Sanidad, Inmaculada Hernández, ha acompañado hoy a los alumnos durante la celebración del curso y ha agradecido “a la comunidad educativa del ‘Cerro del Viento’ su implicación en este importante proyectos que intenta convertir a Benalmádena en una ciudad cardiosaludable”. “El Soporte Vital Básico tiene como principal objetivo formar a los benalmadenses para que sepan atender una parada cardiaca o un atragantamiento”, ha apunto la edil, que ha animado a todos los alumnos de cuarto de secundaria “a realizar esta formación que puede salvar vidas y que resulta esencial porque, si se actúa con eficacia, antes de la llegada de los profesionales sanitarios se puede elevar hasta un 20 por ciento las posibilidades de supervivencia de una persona que padezca una parada además de evitar daños irreversibles”.

Por último, Hernández ha asegurado que “cada año se producen en España más de 24.000 paradas cardíacas y sólo una de cada 20 sobrevive cuando ésta sucede fuera del hospital”. “Los mejores resultados se logran cuando es posible hacer una desfibrilación antes de 90 segundos o, al menos, antes de 6 minutos tras una parada cardiorrespiratoria”, ha indicado la edil, que ha apuntado que “la inmediatez en la atención a las personas que sufren paradas cardiorresporatorias no sólo pueden repercutir en salvar sus vidas sino también en que no sufran secuelas las personas que se ven afectadas por la misma”.

FUENTE: GUÍA DE BENALMÁDENA

X