El botiquín de primeros auxilios es aquel que te ayudará a los cuidados de salud de tu hijo

El botiquín de primeros auxilios es aquel que te ayudará a los cuidados de salud de tu hijo

La delicadeza de un bebé, requiere de cuidados especiales en todos los aspectos, pero sobre todo, si se trata de su salud; por eso, contar con los elementos necesarios para atender a tu pequeño en caso de alguna emergencia es algo muy importante, y no hay nada mejor que tenerlo todo a la mano en un botiquín de primeros auxilios.

Sin duda, el botiquín de primeros auxilios es aquel que te ayudará a los cuidados de salud de tu pequeño, y a reaccionar y actuar de manera eficaz y eficiente en el caso de una urgencia, sin embargo, es importante que recuerdes que si se trata de una emergencia más que de un pequeño accidente, deberás llamar a tu médico pediatra.

Dichos botiquines los puedes encontrar en cualquier tienda ya armados, o armarlo por ti misma; sin embargo, es recomendable que tu armes el propio para tu familia, pues de esta manera estará personalizado de acuerdo con sus necesidades; tomando en cuenta lo anterior, podrás armar tu propio botiquín desde cero, o agregar los productos que consideres necesarios en uno ya armado. De esta forma, te menciono los elementos que no pueden faltar dentro de tu botiquín de primeros auxilios:

  • Termómetro, ya sea de oído, digitales o rectales. En el caso de que elijas uno rectal, es importante que lo acompañes de vaselina para humectarlo.
  • Tijeras de punta redonda.
  • Repelente de insectos para niños.
  • Algodón absorbente y gasas.
  • Vendas elásticas.
  • Cinta adhesiva.
  • Pera de goma nasal, la cual será muy útil en el caso de que el bebé tenga la nariz tapada.
  • Parchecitos autoadheribles para cortaditas o rasguños (curitas).
  • Una manta, un chupón y un biberón.
  • Toallitas húmedas y pañales.
  • Hidrocortisona en crema, para piquetes de insectos, salpullido o raspones.
  • Cortauñas.
  • Hisopos de algodón.
  • Alcohol y agua oxigenada.
  • Crema hidratante.
  • Analgésicos, antihistamínicos, anestésico para dientes, descongestionantes y vitaminas.
  • Jabón neutro.
  • Jeringa o vasito dosificador, en caso de que no encuentres, puedes poner una cuchara; estos te ayudarán a medir la cantidad de medicamento que se le dé al pequeño.
  • Abatelenguas.
  • Suero para hidratar al bebé en caso de tener diarrea.

Si tu pequeño tiene alguna otra enfermedad que el médico le haya detectado, y requiera cuidados especiales, coloca los medicamentos que se le recetaron; por ejemplo, un inhalador de asma en el caso de que tu pequeño lo padezca, o bien, si tu bebé es alérgico a cualquier cosa, la medicina que el doctor le haya mandado.

Asegúrate de colocar el botiquín en un lugar fuera del alcance de niños y bebés, pues cualquiera de los elementos dentro de él, desde pomadas hasta medicamentos, son peligrosos en sus manos; del mismo modo, no olvides revisar el botiquín cada determinado tiempo, pues los medicamentos tienen fecha de caducidad; de esta forma, podrás sacar los ya caducos y reemplazarlos por otros en buenas condiciones. Es importante que los medicamentos caducos los saques de su envase y los coloques en una bolsa de plástico, separados del resto de la basura y fuera del alcance de los niños; de esta forma, podrás evitar que se genere contaminación al combinarlos con otro tipo de basura.

Finalmente, no olvides colocar, tanto dentro del botiquín como en el refrigerador, los números que se utilizarían en caso de emergencias, como el teléfono del pediatra, el número de urgencias o ambulancias, y aquel en el cual se podrá localizar al padre del pequeño. Recuerda que el botiquín de primeros auxilios es un elemento que te ayudará a actuar de la manera indicada en el caso de que ocurra algún accidente en casa o en cualquier otro sitio al cual vayas con tu bebé.

FUENTE: Niños y Bebés

X