Intervenir de manera rápida y eficaz durante el primer minuto asegura una supervivencia del 70%. FOTO: ANTONIO GARCÍA

Intervenir de manera rápida y eficaz durante el primer minuto asegura una supervivencia del 70%. FOTO: ANTONIO GARCÍA

Las organizaciones médicas recalcan la importancia de la educación ciudadana para salvar vidas.

Cada día fallecen en España alrededor de 100 personas por un paro cardiaco, según ha informado la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) con motivo de la celebración, este miércoles, del Día Europeo del Paro Cardiaco.

Se trata de una complicación que afecta unos 350.000 europeos cada año y que, sin embargo, cuando sucede fuera del hospital solo una de cada cinco víctimas recibe reanimación cardiopulmonar, una intervención que de realizarse a tiempo, y sin esperar al personal especializado, puede lograr que la persona sobreviva y, además, no tenga secuelas.

Por el contrario, según ha asegurado el secretario del Grupo de Urgencias de semFYC, Javier Pueyo, por cada minuto de demora se disminuye en un 10 por ciento la posibilidad de supervivencia. De hecho, la probabilidad de supervivencia de una persona que sufre parada cardiorrespiratoria puede duplicarse o triplicarse si se inicia rápidamente esta maniobra por un familiar, amigo o cualquier testigo.

Ahora bien, una parada cardiorrespiratoria amenaza siempre la vida del afectado y puede estar provocada por una enfermedad coronaria, un accidente de tráfico o un percance escolar, deportivo e, incluso, doméstico.

«Si queremos lograr el máximo beneficio en la lucha contra la muerte súbita es preciso generalizar la formación todo lo posible», ha asegurado el representante en la semFYC en el Consejo Español de Reanimación Cardiopulmonar (CERCP) y vocal de relaciones internacionales, Antonio Caballero Oliver.

Por este motivo, Pueyo ha destacado la necesidad de realizar talleres de soporte vital básico a la población con el fin de aumentar la supervivencia en caso de paradas cardiacas, accidentes o atragantamientos. «En estos casos los ciudadanos son tan importantes como los médicos. Es mejor hacer algo que no hace nada», ha apostillado.

Estas declaraciones han sido corroboradas por el doctor Caballero, quien ha asegurado que la escuela es un lugar «excelente» para promover la adquisición de conocimiento y habilidades en técnicas de reanimación cardiopulmonar. Y es que, ha proseguido, «nadie, ni siquiera los más pequeños», está exento de ser testigo de un episodio de parada cardiorespiratoria.

Por todo ello, el presidente de semFYC, Josep Basora, ha informado de que la organización se va a unir a la celebración del primer Día Europeo del Paro Cardiaco que lleva por lema ‘Tus manos pueden salvar vidas’.

«El médico de familia tiene un papel clave no solo en la detección precoz de los pacientes con un elevado riesgo cardiovascular y en la promoción de hábitos de vida saludables, sino también, como médico referente y en coordinación con otras especialidades, en el logro de los objetivos de control terapéutico y en la reducción de complicaciones. Por su proximidad al paciente a menudo es el primero a la hora de diagnosticar e iniciar el tratamiento adecuado o atender al paciente cuando se presenta alguna complicación cardiovascular», ha zanjado Basora.

FUENTE: HERALDO.ES

X