El Concello de Celanova adoptó ayer el acuerdo de adquirir un desfibrilador portátil, que permita atender aquellas urgencias que puedan producirse en el término municipal, especialmente en actos y acontecimientos en los que esté prevista la participación de numerosas personas.

Según explicaba el alcalde celanovense, José Luis Ferro Iglesias, será portátil y de fácil manejo y añade que la idea surgió días atrás, cuando un joven sufrió un fuerte golpe durante la disputa de un partido de fútbol. Se abrió un debate sobre la conveniencia de disponer de un aparato de estas características para atender cualquier parada cardiorespiratoria o taquicardia que pudiera registrarse en un acto público. El centro médico de la localidad dispone de uno, pero no es móvil. Asimismo, hay una ambulancia dotada con otro, pero ante un imprevisto es posible que el turismo se encuentre lejos del lugar del incidente y en estos casos el tiempo es vital.

El coste de este instrumento oscilará en torno a los 2.500 euros Inicialmente estará depositado en la Casa Consistorial y se trasladará a todos aquellos actos en los que se pueda precisar su utilización.

El concello, según Ferro Iglesias, dispone en estos momentos de presupuesto para asumir el coste, por lo que la propuesta ya se trasladó a la Intervención municipal y antes de que acabe el año estará a disposición de los celanovenses.

FUENTE: LAREGION.ES

X