Los DESA: se pueden utilizar en cualquier lugar y en cualquier momento: son muy ligeros, fáciles de transportar y de usar.

Los DESA: se pueden utilizar en cualquier lugar y en cualquier momento: son muy ligeros, fáciles de transportar y de usar.

El DESA o desfibrilador externo semi automático es un pequeño aparato que realmente salva vidas, pues este aparato es capaz de:

  1. Analizar el ritmo cardíaco del paciente
  2. Proporcionar una descarga si lo estima conveniente restableciendo un ritmo cardíaco viable

“Tu puedes aprender a salvar una vida”

Más del 90% de los casos de paro cardíaco repentino (ocasionado normalmente por una fibrilación ventricular) se producen fuera del hospital, es por ello vital contar con estos aparatos en diferentes puntos de la ciudad, como farmacias, coches patrulla de policía, centros comerciales… Disponer de estos aparatos en lugares públicos es de gran ayuda, ya que se pueden utilizar en cualquier lugar y en cualquier momento: son muy ligeros, fáciles de transportar y de usar.

¿Por qué en espacios públicos?

El tiempo en estas situaciones ES VITAL. Por cada minuto que pasa la víctima sin atención las posibilidades de sobrevivir disminuyen entre un 7-10%. Imagínese, en 8 minutos sus posibilidades se reducirían casi al 80%.

Es por ello, que a más ciudadanos entrenados y más desfibriladores disponibles, se realizará una atención temprana, con los grandes beneficios que supone.

Los cursos de DESA están programados para que CUALQUIER PERSONA, CUALQUIER CIUDADANO, pueda formarse.

¿No te lo crees? Mira, mira…tu puedes ser el próximo protagonista de un final feliz:

X