Hace unos días, nos sobrecogió a todos una noticia. El jugador del equipo de fútbol del Tolosa de la División de Honor Regional, Urtzi Gurrutxaga, de 26 años, fallecía por causa de un ataque al corazón que le dió en el partido que disputaban contra el Berio. Varias ambulancias acudieron al terreno de juego y trataron de reanimarle durante 50 minutos. Posteriormente fue trasladado a un centro hospitalario donde ya nada se pudo hacer por salvar su vida.

Ahora, su hermano Enetz, escribe una sobrecogedora carta, que nos llega al alma a todos, y que nos hace pensar, recapacitar, y sobre todo reaccionar, para que algo así se trate de que no vuelva a suceder:

“Escribo desde la ignorancia pero también desde el enorme dolor, impotencia y vacío que me queda en el corazón por la perdida de mi hermano. Repito en estas lineas que escribo desde la ignorancia por que no soy medico ni tengo quizás conocimientos médicos suficientes para hablar de ello pero la rabia y el dolor pueden mas que todo eso. El domingo a la tarde se fue un pedazo de mi vida que ya nunca volverá. El domingo a la tarde mis dos pequeños se quedaron sin su tío, el mejor tío del mundo. El domingo a la tarde mi cuñada perdió todas las ganas de seguir adelante, por aquel camino que estaba formando junto con su amor…. Se que en estos momentos siempre se intenta culpabilizar a alguien o a algo, pero no lo puedo evitar. Y me pregunto: que hubiese pasado si en el campo de fútbol tuviesen un desfibrilador portátil? Según he leído y también me lo han contado, es vital reaccionar en cuestión de minutos, pero no en 10 minutos como tuvo que esperar mi hermano, si no que hablamos de 1-2 minutos… Se que parece un pataleo, que quizás lo sea, pero no lo puedo evitar, el dolor y la rabia me esta comiendo por dentro…. No soy muy partidario de publicar mis sentimientos y pensamientos en las redes sociales pero esta vez es diferente y así lo he sentido. Se que nada ni nadie me va a devolver a mi hermano, pero desde aquí quiero hacer un llamamiento. No se que puerta he de tocar, no se a que persona u organización me tengo que dirigir, pero quiero pedir que sea OBLIGATORIO el que todas las instalaciones deportivas estén provistas de desfibriladores portátiles. No es cuestión de dinero, por que los aparatos en concreto no creo que cuesten un dineral, y ademas que importa el dinero cuando estamos hablando de salvar vidas. Yo daría mi vida ahora mismo por ver sonreír a mi hermano con esa hermosa sonrisa que lucia en su cara. No se si con este escrito conseguiré algo o no, pero por lo menos me he vaciado y estoy un poco mas tranquilo. Quiero pensar que la muerte de mi hermano al menos sirva para que muchas otras personas puedan seguir con vida gracias al uso de estos desfibriladores. Urtzi, ez zaitut inoiz ahaztuko! Maitte zaitut!!!”

 

FUENTE: RINCÓN DEL FORERO

X