El jefe de sección de Cardiología del Complejo Asistencial de Zamora, José Luis Santos Iglesias

El jefe de sección de Cardiología del Complejo Asistencial de Zamora, José Luis Santos Iglesias

El jefe de sección de Cardiología del Complejo Asistencial de Zamora, José Luis Santos Iglesias, señaló los hábitos de vida saludables como la mejor forma de prevenir la muerte súbita, provocada en muchas ocasiones por los infartos.

-Muerte súbita. ¿De qué hablamos?

-De una muerte ocurrida de forma inesperada en alguien que no se podía prever. Es un problema muy importante y de hecho es una de las primeras causas de mortalidad. Trasciende del problema que tiene mucha repercusión mediática de la muerte de un futbolista, ya que le puede pasar a cualquier persona.

-¿Cuál es la causa más frecuente?

-Se produce por una arritmia y la causa más frecuente es la cardiopatía isquémica, es decir, el infarto es la gran estrella de la muerte súbita. Pero hay otras enfermedades de estas con nombres más complicados que pueden estar detrás de la muerte súbita. Tenemos medios o posibilidades para poder plantearla, diagnosticarla e intentar preverlas y evitarlas. Y además la cardiopatía isquémica, que es la causa más frecuente, con una buena prevención se puede evitar.

-¿La prevención se basa en hábitos de vida saludables?

-Hábitos saludables, ejercicio, dejar el tabaco y comer de manera adecuada, controlando el colesterol. Simplemente con eso evitaríamos un montón de cardiopatía isquémica y lo que conlleva, la muerte súbita.

-¿Por qué no lo hacemos más?

-Lo hacemos. Yo creo que la gente es consciente de que tiene que llevar una vida sana, equilibrada y hemos reducido de gran manera la tasa de muertes súbitas. Lo que pasa es que todos los días se muere alguien por eso. También es verdad que hay causas difíciles de evitar y los infartos se seguirán produciendo. Hoy sabemos mucho, pero no todo. Pero a pesar de eso, pacientes con infartos grandes en los que ya la prevención no sirve, tenemos medios, como los desfibriladores que sirven para evitar este problema.

-¿Sirven para algo los que se colocan en lugares públicos?

-Debería estar legislado que donde hubiera una concentración de gente tendría que haber un desfibrilador. Porque salvan muchísimas vidas. El problema de los infartos son muertes que no tendrían por qué producirse. En la mayoría de los casos si el paciente estuviera en un hospital, simplemente con tener un aparato y aplicar una descarga que pude hacer cualquiera, el paciente saldría adelante. No es como una enfermedad terminal en la que no hay nada que hacer. Es una arritmia que si no tienes nada te mueres y si tienes un desfibrilador en ese momento no tienes ningún problema.

-Lo de los deportistas que mueren de repente llama la atención porque se trata teóricamente de gente que lleva una vida sana.

-Puede ser. Pero en los deportistas la causa de la muerte súbita no suele ser la cardiopatía isquémica, sino otro tipo de alteraciones que pueden ser más difíciles de ver. Aunque muchas de ellas, con un electro y un ecocardiograma algunas de ellas se podrían resolver. Y el problema es que muchas de esas patologías es que producen muerte súbita en esfuerzo.

-¿Y la muerte súbita en los bebés?

-No tiene nada que ver con esto. Hay dos edades fundamentales en que se produce la muerte súbita. Una es en niños, hasta seis meses, cuya fisiopatología no está muy bien explicada, pero trasciende a las arritmias. Y la otra franja de mortalidad es entre 45 y 74 años. Es decir, que estamos hablando de gente en plenitud de facultades.

-¿Se notan las campañas en favor de la comida sana y contra el tabaco?

-A lo mejor en la gente joven se reducen esos factores de riesgo pero hay que tener en cuenta que cada vez vivimos más y el factor de riesgo fundamental para cualquier tipo de patología, y también la coronaria, es la edad. Sí es verdad que la gente en general se cuida mucho. De todas formas también hay que vivir, y porque un día se tome un churrasco o un tostón tampoco va a pasar nada. Los familiares tienden a sobreproteger a los enfermos y no les dejan ni cuidar el huerto. Y tampoco es eso.

Salamanca, 48 años

José Luis Santos Iglesias lleva ocho años trabajando en el Complejo Asistencial de Zamora y dos como jefe de los siete especialistas que tiene la sanidad pública zamorana. Losproblemas cardiacos son la primera causa de muerte. «Nuestro servicio intenta acercar la cardiología al público en general. Por eso este tipo de jornadas como la del Mes de la Salud me parecen muy bien para que la gente nos conozca, sepan que estamos ahí, trabajando por y para ellos y que se preocupa por su salud. Intentamos decir a la gente qué problemas pueden tener y que vean que no es un mundo aparte».

FUENTE: La Opinión – el Correo de Zamora

X