Fermosel ha hecho hincapié en que la

Fermosel ha hecho hincapié en que la “celeridad” puede hacer que las posibilidades de vivir aumenten

El consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel, destacó el pasado 7 de octubre la “importancia” de la celeridad y de la formación para salvar vidas, tras asistir a la firma de un convenio por la cardioprotección firmado por asociaciones en favor de los discapacitados intelectuales y la Federación de Municipios de Madrid.

“Estamos hablando de salvar vidas”, ha afirmado Fermosel, quien ha puesto en valor “los cinco o diez minutos” que tardan en llegar los servicios sanitarios, y que son “muy importantes” para las personas con una parada cardiorrespiratoria.

El consejero ha presidido la firma del convenio, que han suscrito la Federación de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS Madrid), la Federación de Municipios de Madrid y el Proyecto Salvavidas.

El titular de Asuntos Sociales ha recordado que, para impedir la primera causa de muerte y más allá de los “hábitos saludables” que debe mantener la población, donde haya más de cien personas debe haber un desfibrilador, sobre todo si hay riesgo de que esos ciudadanos sufran una enfermedad cardiopulmonar.

A pesar de que el manejo del desfibrilador está asociado a los médicos y enfermeros, los aparatos automáticos permiten que, tras pegar los parches y apretar un botón, cualquiera pueda seguir las indicaciones del desfibrilador, ha señalado Fermosel.

“No hay ningún riesgo en el funcionamiento del desfibrilador”, ha asegurado el responsable de Asuntos Sociales en la Comunidad, ya que “si no hay arritmia, si no hay parada (cardiaca), el desfibrilador no funciona”.

Fermosel ha hecho hincapié en que la “celeridad” puede hacer que las posibilidades de vivir aumenten o que los efectos secundarios que pueda producir una parada cardiorrespiratoria disminuyan.

“Hemos formado a casi 400 personas capaces de hacer una reanimación cardiopulmonar básica y manejar un desfibrilador”, ha anunciado el consejero de Asuntos Sociales, quien ha añadido que en los centros de mayores de la región hay voluntarios mayores capaces de hacerlo.

Asimismo, Fermosel ha enfatizado que la formación es “fundamental” y que debería incluirse en el “currículum escolar”.
En este sentido, el responsable de Asuntos Sociales ha sentenciado que las 4.500 vidas que podrían salvarse “son muchas vidas”, sobre todo cuando “detrás de cada una hay una familia, un nombre y un apellido”.

El consejero se ha mostrado “orgulloso” por la Red de Atención a la Discapacidad con la que cuenta la Comunidad de Madrid, donde hay 21.000 plazas “especializadas” y de “gran calidad”, según ha manifestado ante los medios.

La Comunidad de Madrid proporciona desfibriladores a los 77 centros madrileños de mayores y personas con discapacidad intelectual.

Este año, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha destinado 315 millones de euros a políticas de discapacidad, lo que supone un crecimiento del 30 por ciento desde 2007.

FUENTE: DIARIOVASCO.COM / EFE

X