Una ambulancia del SAMU, durante una emergencia en Fuente del Jarro. FOTO: JESÚS SIGNES

Una ambulancia del SAMU, durante una emergencia en Fuente del Jarro. FOTO: JESÚS SIGNES

Uno de los vehículos en los que se desplazan los vigilantes de seguridad del polígono industrial Fuente del Jarro de Paterna está equipado, desde hace unas semanas, con un desfibrilador automático externo para atender las emergencias médicas. Los vigilantes patrullan con este aparato desde el pasado día 1 de agosto con el objetivo de poder llegar a tiempo para salvar una vida.

La Asociación de Empresarios del Polígono Industrial Fuente del Jarro (ASIVALCO) incorporó este nuevo elemento para aumentar la seguridad de su área empresarial, porque «aunque la base del SAMU de Paterna está en Fuente del Jarro, a veces se ha retrasado», aseguran. Y eso es precisamente lo que quieren evitar los directivos del polígono industrial. Desde ASIVALCO explican que, durante la segunda quincena de julio, todos los vigilantes adscritos a este polígono industrial han estado recibiendo un curso, homologado por la Generalitat Valenciana, para poder usar este aparato en caso de una emergencia médica, ya que «un desfibrilador no puede utilizarlo cualquiera».

Comentan que la realización del cursillo supuso un gasto bastante elevado y que «costó más el cursillo de las nueve personas que realizaron la formación, que el desfibrilador mismo», pero aseguran, desde la organización, que si llegan a salvar una vida, «habrá cumplido su cometido y estará pagado».

Además, las mismas fuentes añadieron que se ha informado a las empresas asociadas de la disponibilidad del aparato en las patrullas de Levantina de Seguridad, la empresa de seguridad que vigila en el polígono. Los empresarios pueden requerir en cualquier momento el auxilio de los vigilantes, ya que aunque se debe solicitar primero la asistencia médica llamando directamente al 112, desde la asociación consideran que la rapidez de respuesta «en los primeros minutos es fundamental para salvar una vida».

Esta es una de las medidas que se suma a muchas otras que han tomado los empresarios del polígono Fuente del Jarro para mejorar la seguridad y el buen funcionamiento de la zona industrial.

La última de las iniciativas de la asociación, que según estima el gerente de ASIVALCO, Joaquín Ballester, entrará en pleno funcionamiento en septiembre, ha sido la instalación de un servicio de videovigilancia de acceso. Dieciséis cámaras ya han sido instaladas y ahora se espera la puesta en marcha del centro de control, donde la Policía Local podrá sacarle el máximo partido a las imágenes. Actualmente, las cámaras se encuentran ya en funcionamiento, registrando todo lo que ocurre, y en ciertos casos detectando matrículas de coches robados, por lo que en caso de necesidad será posible acceder a las grabaciones de estas cámaras situadas en el polígono.

FUENTE: LASPROVINCIAS.ES

X