El Ayuntamiento de L’Hospitalet ha iniciado la incorporación de electrodos pediátricos en los desfibriladores externos semiautomáticos, que hay en las 23 instalaciones deportivas municipales de la ciudad. Estos electrodos están diseñados especialmente para niños menores de ocho años de edad o hasta 25 kilos de peso.

El objetivo de estos aparatos de cardioprotección es ofrecer atención precoz en caso de emergencia a las personas usuarias que sufran un paro cardíaco, teniendo en cuenta que la mayoría de las muertes súbitas cardíacas ocurren fuera del ámbito sanitario y, en muchos casos, durante la práctica deportiva.

Se trata de unos dispositivos médicos que permiten identificar sin errores las arritmias que pueden ser atendidas y administrar la descarga eléctrica. Estos aparatos -que pueden ser utilizados por personal no médico- permiten una primera actuación inmediata, que puede mejorar las posibilidades de supervivencia de las personas afectadas por un paro cardíaco.

Por norma general los desfibriladores tendrán siempre conectados los electrodos adultos ya que, en la mayoría de los casos, la fibrilación se produce a la edad adulta.

Esta iniciativa se engloba en el programa L’Hospitalet saludable, que promociona estilos de vida y alimentación sana y la práctica de ejercicio físico.

FUENTE: ELPERIODICO.COM

X