Un miembro del servicio de seguridad de As Termas muestra el nuevo desfibrilador. FOTO: El Progreso /  j. vázquez

Un miembro del servicio de seguridad de As Termas muestra el nuevo desfibrilador. FOTO: El Progreso / j. vázquez

El centro comercial As Termas se unió ayer a la escasa lista de recintos de la ciudad con gran afluencia de público que disponen de un desfibrilador, ya que de momento solo el estadio Ángel Carro, el Pazo dos Deportes y el edificio multiusos de la Xunta tienen durante las 24 horas este dispositivo para atender a infartados.

En cambio, el Palacio de los Deportes, el auditorio Gustavo Freire, las piscinas municipales y los polideportivos o campos de fútbol carecen de estos equipos, a pesar de que no tienen un alto coste económico, que va desde los 600 a los 1.000 euros.

En la ciudad hay sin embargo otros puntos donde se pueden encontrar desfibriladores, como en el Hula, el PAC de Fingoi, los centros de salud, la sede de Cruz Roja en la Avenida de Madrid, así como en el cuartel de bomberos y en la sede de Protección Civil. Además, dos ambulancias del 061 en la capital tienen estos equipos, así como otra de la Cruz Roja que suele ser solicitada por el Concello para prestar asistencia en los conciertos de San Froilán, actuaciones del Arde Lucus o en pruebas deportivas como el Corre con Nós.

FUENTE: EL PROGRESO

X