Este curso sanitario se divide en tres talleres para facilitar las prácticas.

A penas se producen fuegos en el interior de las casas y edificios públicos de la ciudad. Sin embargo, hay extintores en todas las plantas por si hicieran falta. De esta forma justifica el director del departamento de Medicina de la UGR, Francisco Gómez Jiménez, la necesidad de que haya en los edificios públicos un desfibrilador. Explicó ayer que el número de paradas cardio-respiratorias es mucho más elevado que el de fuegos que se producen en Melilla. “Los desfibriladores deben estar a disposición de todos los ciudadanos”, apuntó.

El coordinador del curso ‘Desfibrilación semiautomática’ que se está desarrollando en el Campus de la ciudad resaltó que los desfibriladores deben estar en los lugares públicos por si se produce una parada cardio-respiratoria porque pueden salvar la vida de una persona .

Gómez Jiménez aseguró que están luchando desde varios sectores sanitarios para que el desfibrilador llegue a todos los lugares de la misma forma que hay extintores. Como ejemplo, señaló que todos los equipos de fútbol, desde la primera a la tercera división, cuentan con uno de estos aparatos. Sin embargo, indicó que debería haber desfibriladores en las gradas para que los espectadores también pudieran contar rápidamente con una asistencia adecuada si sufren una parada cardio-respiratoria.

El coordinador de este curso de verano señaló que hay un gran número de instituciones que reciben el nombre de “espacios cardioprotegidos”, porque cuentan con desfibriladores. Uno de ellos es la Facultad de Medicina, en la que gran parte del personal que trabaja en este centro ha realizado un curso para manejar estos equipos médicos.

También indicó que los aeropuertos se están modernizando incluyendo desfibriladores en las terminales de pasajeros. Aseguró que la intervención en los primeros diez minutos desde que se produce la parada cardio-respiratoria es vital para evitar daños graves en el enfermo e incluso su muerte.

Las conferencias

Los alumnos de este curso se dividieron ayer en tres grupos para participar en los talleres prácticos. Estos consistieron en el aprendizaje de las técnicas que se utilizan cuando es necesario abrir las vías respiratorias de una persona porque no puede respirar y en cómo hacer una reanimación a bebés y niños pequeños.

FUENTE: EL FARO DIGITAL

X