la aplicación de un fibrinolítico en el mismo lugar de la asistencia, seguido de un cateterismo posterior es una alternativa eficaz a la reperfusión coronaria

la aplicación de un fibrinolítico en el mismo lugar de la asistencia, seguido de un cateterismo posterior es una alternativa eficaz a la reperfusión coronaria

Un estudio con participación española muestra que la aplicación de un fibrinolítico en el mismo lugar de la asistencia, seguido de un cateterismo posterior es una alternativa eficaz a la reperfusión coronaria.

Andalucía ha participado, a través de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, en un ensayo internacional multicéntrico dirigido a comparar la eficiencia y seguridad de una estrategia de tratamiento precoz en el ámbito extrahospitalario a pacientes con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST.

Cuando una persona sufre un episodio de estas características, habitualmente producido por la obstrucción de un vaso sanguíneo, está indicada la apertura o revascularización del mismo lo antes posible. Los resultados de la investigación, publicados en la revista científica New England Journal of Medicine, demuestran que la aplicación de un fibrinolítico (tratamiento intravenoso) en el mismo lugar de la asistencia, seguido de un cateterismo posterior (intervención mínimamente invasiva que se realiza en una sala de hemodinámica), es una alternativa eficaz a la reperfusión coronaria (restablecimiento del flujo sanguíneo en el corazón).

La administración de este fármaco dentro de las tres primeras horas desde la aparición de los síntomas en las personas que sufren un infarto agudo de miocardio ayuda a la disolución de los trombos y permite retrasar la intervención, según un comunicado de la EPMS.

El estudio, iniciado en 2009, compara las dos estrategias actuales de tratamiento a esta patología recomendadas por las guías de práctica clínica internacionales. La primera de ellas, considerada como el tratamiento de referencia, es el traslado a un centro hospitalario para realizar la angioplastia primaria, una intervención en la que se lleva a cabo la apertura de las arterias coronarias mediante un catéter y habitualmente conlleva la implantación de un muelle denominado ‘stent’.

En cuanto a la segunda, se trata de la aplicación en el mismo lugar donde se encuentra el paciente de un fármaco capaz de disolver el trombo, seguido de una intervención coronaria entre las seis y las 24 horas siguientes desde la aparición de los primeros síntomas del infarto.

Esta estrategia mixta, testada a través de este ensayo clínico en el que ha participado Andalucía y denominado ‘Stream’, comenzaría con la reperfusión farmacológica en el ámbito extrahospitalario y podría garantizar un tratamiento adecuado para todos aquellos pacientes que sufran un infarto y que por diversos factores no puedan recibir angioplastia primaria en los intervalos temporales considerados adecuados en las guías de práctica clínica.

El resultado final de este estudio, que contempla eventos como fallecimientos, shock, fallo cardiaco congestivo o reinfarto a los 30 días de los pacientes incluidos, equipara la efectividad de ambos tratamientos, no mostrando diferencias significativas entre ambos grupos. Del total de los pacientes de la muestra, sufrieron estos eventos un 12,4% de los que pertenecían al grupo de estrategia mixta (fibrinolisis más intervencionismo posterior) y el 14,3% al grupo que recibió el tratamiento de angioplastia primaria. Lo que indica que ambas estrategias tienen un nivel similar de eficacia en la supervivencia de los pacientes.

Este ensayo clínico ha permitido además ajustar la dosis de fibrinolítico a los pacientes mayores de 75 años, al detectar que con ello se conseguía disminuir la incidencia de sangrado intracraneal, propio de esta patología.

Andalucía, segundo grupo reclutador

La muestra de estudio recoge un total de 1.892 pacientes de Australia, Brasil, Bélgica, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Noruega, Perú, Polonia, Rusia, Serbia, Grecia, Reino Unido y España. Del total de pacientes, el 8,8% son pacientes incluidos por los equipos de emergencias sanitarias españolas.

El servicio de emergencias sanitarias del 061 en Málaga y el Hospital Virgen de la Victoria de esta provincia, instituciones andaluzas participantes en el ensayo, han supuesto el segundo centro reclutador de los 99 centros colaboradores.

El estudio ha sido dirigido por Frans Van de Werf, cardiólogo y director del Departamento de Ciencias Cardiovasculares, KU Leuven (Bélgica) y por Paul Amstrong, cardiólogo del Centro Virtual de Coordinación para la colaboración global en la Investigación Cardiovascular de Canadá y ha sido coordinado en España por el doctor Fernando Rosell, médico de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias en Almería y responsable de la línea cardiológica de la empresa en Andalucía.

El tratamiento del infarto en emergencias

La estrategia seguida por el servicio de emergencias sanitarias en Andalucía desde hace años ha sido la reperfusión coronaria del paciente con esta patología desde el primer contacto médico, indicación que se ve reforzada por los resultados obtenidos en este estudio.

El objetivo perseguido por los equipos de emergencias sanitarias es que los pacientes con IAM reciban reperfusión coronaria al menos dentro de las tres primeras horas desde el inicio de los síntomas. De ahí la importancia de la concienciación ciudadana por una alerta precoz a los servicios de emergencias para mejorar la supervivencia de estos pacientes.

La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias ha establecido acuerdos con todos los hospitales andaluces para la derivación inmediata a las salas de hemodinámica de los pacientes atendidos con IAM en el ámbito extrahospitalario.

Código infarto

Para agilizar la atención a los pacientes con IAM, se ha puesto en funcionamiento en Andalucía un sistema de alerta que se aplica a los pacientes con infarto agudo de miocardio. La detección precoz por los servicios de emergencias y la activación en este caso del ‘código infarto” con el que se alerta a los servicios de hemodinámica de los hospitales de referencia ha permitido llevar a cabo la técnica de reperfusión coronaria o apertura de las arterías, en un número cada vez mayor de pacientes con esta patología, incrementando su supervivencia y mejorando así su recuperación posterior.

Siguiendo los protocolos de coordinación establecidos en el ‘código infarto’ los equipos de emergencias sanitarias del 061, ante una persona que sufre un infarto, valoran el caso y determinan la intervención más efectiva para mejorar su recuperación y calidad de vida futura.

Siempre que existe indicación y es factible, el centro coordinador de urgencias y emergencias alerta al laboratorio de hemodinámica de referencia para que puedan prepararse para recibir al paciente que es trasladado por los equipos del 061 desde el lugar donde ha solicitado la ayuda hasta la sala de hemodinámica. En caso contrario, los profesionales sanitarios valoran tratar al paciente en el mismo momento con un tratamiento fibrinolítico para disolver el coagulo que obstruye la arteria coronaria. En ambos casos, es prioritaria la lucha contra el tiempo, intentando la apertura precoz de la arteria ocluida antes de las dos primeras horas desde el inicio de los síntomas.

FUENTE: JANO.ESNew England Journal of Medicine (2014); doi: 10.1056/NEJMoa1301092

X