El año pasado la mayoría de bañistas fallecidos tenían más de 70 años y las muertes se produjeron «por patologías anteriores»

Ocho bañistas, dos de ellos menores, y dos submarinistas han muerto en lo que va de verano en playas y ríos catalanes, la mayoría personas mayores de 60 años, según datos de Protección Civil de la Generalitat. La responsable de Gestión de Emergencias de Protección Civil, Montse Costa, explicó a Ep que la cifra de bañistas muertos esta temporada es muy similar a la del año pasado, y que en todo el verano de 2012 -entre junio y septiembre- hubo 25 víctimas.

De los ocho muertos este 2013, el primero el 14 de junio, dos han sido menores y uno de ellos se ahogó en un río de La Bisbal d’Empordà (Girona), mientras que otro caso fue el de un abuelo que se tiró al mar a salvar a sus dos nietos y murió de un ataque al salir del agua por el esfuerzo, una mujer que sufrió un corte de digestión, y el resto casos fueron paros cardíacos o desmayos en el agua, resumió Costa.
Última muerte, ayer

El último caso se produjo ayer después de que los servicios de emergencias hallaran a una mujer francesa de entre 60 y 70 años ahogada y flotando en la playa Fosca de Palamós (Girona). En el caso de los submarinistas, los dos casos se han producido en Torroella de Montgrí (Girona), una el 2 de junio y la otra el 18, el primer caso de una mujer francesa que padeció una parada cardiorrespiratoria y el segundo, un hombre que se adentró en una cueva de difícil acceso mientras practicaba pesca submarina.

El año pasado la mayoría de bañistas fallecidos-15 de 25- tenían más de 70 años y las muertes se produjeron «por patologías anteriores» y no tanto por la peligrosidad de la zona de baño, precisó Costa. Este año, esta tendencia se está confirmando ya que cinco de los siete fallecidos -excepto los dos menores- han sido personas mayores que han sufrido algún achaque causado por una dolencia anterior y que el hecho de ocurrir cuando se bañaba fue sido letal. Costa puntualizó que, pese a que las cifras de siniestros son similares a las del año pasado y que no se hayan producido más rescates, este año la temporada del baño ha empezado más tarde y todavía no se han producido importantes olas de calor cuando el año pasado ya se habían registrado dos. Protección Civil prevé que los incidentes aumenten a medida que avance el verano.

FUENTE: ABC.ES

X