La estación de esquí de Manzaneda cuenta desde ayer con un desfibrilador, en cuyo manejo han sido formados un total de 14 trabajadores. La medida busca dar una asistencia rápida en caso de que alguien sufra una parada cardiorrespiratoria en las instalaciones.

Se trata de un primer desfibrilador, al que el próximo año está previsto que se una otro más, según los datos avanzados por Jesús Castro, gerente de equipamientos sanitarios Castro, que ayer se desplazó a la estación para hacer entrega del nuevo equipamiento. Antes, desde la firma se dio formación de 8 horas a varios empleados, tanto pisteros como aquellos más vinculados a los servicios de emergencia.

«El uso es muy sencillo; no va a aplicar una descarga si no es necesario, porque se hace un electrocardiograma y se hace descarga si es necesario», explicaba Castro.

El equipo comprado por Manzaneda tiene un coste que ronda los 2.500 euros, según los datos suministrados por la firma.

FUENTE: LAVOZDEGALICIA.ES

X