José Iribas y Marta Vera observan a alumnos del IES Navarro Villoslada que realizan prácticas de reanimación cardiopulmonar. FOTO: DIARIODENAVARRA

José Iribas y Marta Vera observan a alumnos del IES Navarro Villoslada que realizan prácticas de reanimación cardiopulmonar. FOTO: DIARIODENAVARRA

El Gobierno de Navarra introducirá a partir del próximo curso escolar (2014-2015) de forma curricular la materia de Reanimación cardiopulmonar (RCP) en 5º y 6º de Primaria, y se prevé su implantación en 2º y 4º de la ESO en el momento en que se produzca el desarrollo curricular.

Además, se reforzarán los conocimientos sobre primeros auxilios y en materia de prevención en todas las etapas escolares, todo ello con el objetivo de aumentar el nivel de conocimiento y capacidad de actuación ante las emergencias tanto de la población escolar como de la población en general en un corto espacio de tiempo. Se calcula que cada curso educativo recibirán este tipo de formación 26.500 alumnos.

Así lo han puesto de manifiesto este martes el consejero de Educación, José Iribas, y la consejera de Salud, Marta Vera, durante un acto que ha tenido lugar en el IES Navarro Villoslada de Pamplona (Red de Escuelas Saludables), en el que un equipo de Salud ha hecho una demostración con alumnos de ESO sobre la formación en RCP que recibirán todos los escolares a partir del próximo curso.

Se trata de una iniciativa “pionera” en España que sólo está implantada de modo curricular en algunas regiones de tres países, Canadá, Noruega y Dinamarca. Precisamente, según un estudio realizado en 2011 en este último, la tasa de maniobras RCP realizadas por un testigo (no sanitario) de la parada cardíaca aumentó de un 21,21% a un 44,9%, lo que supuso un incremento del 13,9% en la supervivencia a la llegada al hospital, que pasó del 7,9% al 21,8%.

La formación, que será impartida en el área de Educación Física, pretende que cada alumno sea capaz de explicar y reconocer las lesiones comunes, practicar acciones preventivas y actuar en primeros auxilios, realizar simulacros de maniobras adecuadas en supuestos de primeros auxilios y sepa comunicar adecuadamente una situación de emergencia mediante el teléfono de asistencia y aportando la información relevante para el correcto tratamiento de cada caso.

FORMACIÓN DEL PROFESORADO

Asimismo, según ha detallado el Gobierno navarro en un comunicado, el Departamento de Salud asume la formación del profesorado como parte integrante del Plan Docente de Salud, de forma que se garantice su continuidad en el tiempo. En un primer paso se centrará en los 360 profesores de Educación Física existentes en Navarra, pero Educación ya ha diseñado el programa de formación tanto en centro como individualizada para todo el profesorado, cualquiera que sea su especialidad.

Se canalizará a través de los Centros de Formación permanente de Profesorado (CAP) y la acción formativa consta de 20 horas lectivas en tres partes diferenciadas. En la primera, se aprende la activación precoz de la cadena de supervivencia con aviso a los servicios de emergencias a través del 112 y los conceptos teóricos; en la segunda se realizan de forma práctica maniobras de RCP básica y maniobras de desobstrucción de la vía aérea y en la tercera se detectan problemas, dudas y se refuerza la formación de los profesores al alumnado.

Salud ya ha comenzado la formación a los profesores de manera que éstos puedan, a partir del próximo curso, adaptar la formación a todas las edades en las que se va a introducir esta materia. Hasta el momento, ha destacado el Ejecutivo, la valoración de la experiencia ha sido muy positiva y se va a seguir insistiendo en medidas de retención del conocimiento adquirido y trabajando con formas sencillas de recordar las técnicas y hacer repasos periódicos de los pasos de la reanimación cardiopulmonar y la cadena de supervivencia.

Además, existe el compromiso de seguir apoyando la formación del profesorado dentro del Plan de formación continua, y el departamento de Educación va a reforzar el material necesario para alcanzar la cobertura ofertada.

En este momento, se cuenta con 70 muñecos de RCP que se dejan en préstamo a los centros a través de los CAP, y ya se ha efectuado la compra de otros 65 más, necesarios para poder atender las solicitudes previstas con la incorporación de la RCP al currículo escolar.

MEJORAR LOS TIEMPOS DE RESPUESTA

La parada cardíaca es una emergencia grave y su supervivencia es tiempo dependiente. En España la incidencia de la muerta súbita de origen cardiaca es de las más bajas de los países industrializados; a pesar de ello, el 12% de las muertes en general ocurren de forma súbita y de éstas, el 88% son de origen cardíaco.

La mayoría de las muertes súbitas de origen cardiaco ocurren fuera del hospital: aproximadamente el 75% ocurren en el domicilio y en el 50% de los casos el testigo más frecuente es un familiar (y frecuentemente un niño).

La estrategia más efectiva para reducir la incidencia de la muerte súbita por parada cardíaca y aumentar la supervivencia es iniciar lo antes posible las maniobras de reanimación cardiopulmonar mientras llega la ayuda sanitaria de emergencias. De hecho, hoy en día, lo único que garantiza un incremento de la supervivencia es que el testigo primero de la parada empiece a actuar.

Por ello, desde el Departamento de Salud y el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra se ha consensuado poner en marcha esta iniciativa que permita, como punto de partida, formar a los profesores para que éstos a su vez puedan enseñar a todos los escolares navarros este tipo de maniobras de manera que en un plazo de tiempo relativamente corto, prácticamente toda la población sepa actuar ante una emergencia como una parada cardiaca.

En este sentido, la consejera Vera ha señalado que, “la única manera de incrementar la supervivencia en este tipo de urgencias tiempo-dependientes es el inicio de las maniobras de resucitación cardiopulmonar en los primeros cuatro minutos, algo que solo puede realizarse si las maniobras las inicia quien presencia la parada”.

MÁS DE 200 PROFESORES FORMADOS DE MANERA OPTATIVA

Por su parte, el consejero Iribas ha señalado que esta formación en primeros auxilios y RCP ya ha sido motivo de interés en el profesorado pero que “con su incorporación curricular intentamos conseguir que la formación de los alumnos no dependa solamente de la sensibilidad de un profesor y de un centro ante este tema, sino que logremos una formación universal del alumnado”.

En los tres últimos años, ya se ha formado en RCP a un total de 221 profesores y a una media de 5.000 alumnos cada año. Además, en los 30 centros de la red de escuelas promotoras de la salud también se lleva a cabo este tipo de formación. Según Iribas, “el hecho de universalizar la enseñanza ampliará exponencialmente el número de alumnos capacitados.

X