El personal del centro aprendió a reconocer y actuar ante una parada cardiorrespiratoria. :: IDEAL

El personal del centro aprendió a reconocer y actuar ante una parada cardiorrespiratoria. :: IDEAL

El centro de Adra ha acogido un plan de formación en el que el personal han practicado técnicas de desfibrilación

La implantación de desfibriladores en instituciones, sitios públicos y empresas reduciría un 10% los casos de muerte por paradas cardíacas, que se eleva a más de 40.000 al año en España. El único tratamiento eficaz para estos pacientes es tener una desfibrilación temprana, por lo que es fundamental que la gente aprenda a hacerlo.

Conseguir aumentar la supervivencia de los pacientes es el objetivo del plan de formación puesto en marcha por el IES Abdera, de Adra, en el que ha participado una decena de trabajadores que han tomado parte de un programa que les ha formado para atender a pacientes que sufren parada cardiorespiratoria y para el manejo de desfibriladores semiautomáticos.

El coordinador de seguridad y salud laboral del IES Abdera, Ignacio Mª Navarro, asegura que se pretende «asegurar que el personal del IES, tanto profesores como ordenanzas, adquieran los conocimientos, destrezas y actitudes suficientes para ser capaces de reconocer las situaciones que ponen en peligro la vida y actuar inmediatamente aplicando las técnicas de Soporte Vital de acuerdo a los estándares acordados».

Plan de formación

El plan de formación se ha desarrollado siguiendo las recomendaciones de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía y del ‘European Resuscitation Conuncil’. Bajo el nombre de ‘Curso de Soporte Vital Básico y DESA (Desfibrilador Semiautomático)’, se ha capacitado a los trabajadores del instituto abderitano en las habilidades elementales del soporte vital básico y en el conocimiento del material indispensable para su desarrollo.

A través de las sesiones formativas «se nos ha capacitado para reconocer una situación de parada cardio respiratoria, así como para ejecutar de forma correcta y eficaz los procedimientos de Soporte Vital Básico Instrumentalizado». Los trabajadores participantes han aprendido igualmente a manejar los dispositivos de desfibrilación semiautomática, con el objetivo de conseguir la acreditación de ‘Espacio Cardioprotegido’

El IES Abdera posee desde hace cinco cursos un desfibrilador externo automático en un armario reglamentario en la Secretaría (debidamente señalizado y con su alarma sonora), muy necesario en un centro con más de 1.000 alumnos y más de 100 trabajadores.

FUENTE: ideal.es

X