La víctima ha sido trasladada con pronóstico muy grave al servicio de urgencias del hospital La Paz.

La víctima ha sido trasladada con pronóstico muy grave al servicio de urgencias del hospital La Paz.

Un hombre de 42 años y nacionalidad ecuatoriana ha sido recuperado esta noche después de que un rayo le provocara una parada cardiorrespiratoria en el distrito de Puente de Vallecas, según ha informado un portavoz de emergencias en Madrid. La víctima ha sido trasladada con pronóstico muy grave al servicio de urgencias del hospital La Paz.

Los hechos han ocurrido alrededor de las nueve de la noche mientras el herido estaba jugando al fútbol con unos amigos en un parque situado en las confluencias de las calles León Felipe y Miguel Hernández. En un momento dado, ha recibido una llamada y se ha puesto a hablar por teléfono debajo de un árbol. La descarga del rayo le ha entrado por el hombro junto a la clavícula y le ha salido por el muslo izquierdo.

Cuando los facultativos del Samur han llegado a la zona se encontraba en parada cardiorrespiratoria. Externamente no presentaba ninguna quemadura. Los sanitarios han empezado las maniobras de reanimación y, sin necesidad de utilizar un desfibrilador, le han devuelto el pulso. Después lo han trasladado al centro hospitalario, donde se está a la espera de cómo evolucione en las próximas horas.

Entre las 20.30 y las 21.30 el teléfono de emergencias 112 ha tramitado 26 expedientes por inundaciones y balsas de agua en los municipios de Alcorcón, Fuenlabrada, Móstoles y Leganés, según ha informado Emergencias 112.

Dos errores casi fatales

Efe

El herido cometió dos equivocaciones, según el servicio de emergencias: refugiarse bajo un árbol y hablar por el teléfono móvil. Al parecer no le afectó el rayo principal, aunque “sí le enganchó una derivada que buscaba el campo electromagnético del teléfono”, ha explicado Emilio Benito, supervisor de guardia de Emergencias Madrid. Aunque no se trataba de la descarga principal, la potencia del rayo fue tan grande que el teléfono “estalla, la batería desaparece y la tarjeta PIN se carboniza”.

El rayo entró en el cuerpo posiblemente por detrás de la oreja, a la vista de las lesiones que presentaba en esa zona, y le salió por los genitales, ha explicado Benito, que confía en la recuperación del herido porque, aunque sufrió parada cardiaca, salió pronto de ella gracias a las maniobras de reanimación.

El jefe de guardia ha recordado que los heridos por rayos no son habituales en Madrid y que en los 20 años de existencia del Samur solo recuerda un par de casos parecidos. Benito aconseja que, en caso de tormentas, la mejor forma de resguardarse es ir a una explanada alejada de la vegetación y tumbarse en el suelo o meterse dentro de un coche con las ventanillas subidas.

Pese a estas recomendaciones, ha reconocido que los propios especialistas de Emergencias las incumplieron al atender al herido, que se encuentra ahora en el hospital La Paz. Como en un primer momento no se le podía mover, a su alrededor y bajo el árbol llegaron a juntarse cerca de 15 personas hablando por teléfonos móviles; “No teníamos más remedio que trabajar, pero la tormenta había cedido un poquito”.

FUENTE: EL PAIS

X