El jugador marcado con un círculo es Kevin Amos, el cadete que cayó desplomado en un entrenamiento.

El jugador marcado con un círculo es Kevin Amos, el cadete que cayó desplomado en un entrenamiento.

Recuperado el cadete de 15 años que se desvaneció en un entrenamiento del San Francisco

El pasado martes 24 de febrero, Kevin Amos, jugador del cadete B del San Francisco de tan solo 15 años, caía desplomado durante el calentamiento previo a la sesión de entrenamiento que el cuadro colegial estaba a punto de realizar. De inmediato, ante la desesperación de los presentes, Miguel Vidal, enfermero de profesión y segundo entrenador del equipo se puso manos a la obra para intentar recuperar al jugador.

Siguiendo todos los protocolos previstos en estos casos, Vidal pudo acabar recuperando al jugador que sufrió dos paradas cardiorrespiratorias durante el tiempo en el que llegó la ambulancia al recinto de Son Fuster, lugar de entreno del San Francisco. En ese sentido, el desfibrilador que cada club de Baleares tiene en su campo jugó un papel básico. «Lo tienes pero hasta que no lo usas no le das el valor que realmente tiene», apunta Amedeo Spadaro, director general del San Francisco que reconoce a El MUNDO que en el club están «bastante afectados».

«Son cosas que no ves cada día y cuando le pasa a gente tan joven y a personas que, en el caso de este chico, son como tus hijos, se te parte el corazón», apunta Spadaro. En el momento del suceso, el director general del club balear se encontraba de viaje y, como es lógico, su reacción al conocer la noticia fue de estupor. «Me quedé helado. Me lo comunicaron por WhatsApp porque no sabían si había aterrizado ya y me quedé bloqueado», reconoce Spadaro, que muestra su alivio por el hecho de que Vidal estuviese presente en la sesión.

«El golpe de suerte, en todo esto, es que cuando le pasó eso al niño tenía al lado a un profesional y el desfibrilador. Si no hubiéramos tenido el desfibrilador el chico se nos iba». «Miguel ha sido su ángel de la guarda», apostilla Spadaro, que agradece las muestras de cariño recibidas por todo el mundo del fútbol balear. «Toda la comunidad del fútbol balear se ha volcado. Estoy recibiendo llamadas de todos los clubes dándonos su apoyo o de gente que se interesa por como está el niño. Es de agradecer, sin duda», dice el director general del San Francisco.

Kevin salió ayer del coma inducido en el que se encontraba aunque sigue ingresado en la UCI de Son Espases, mientras los médicos le hacen más pruebas para determinar el porqué de su desvanecimiento que, sin la presencia de Miguel Vidal y el desfibrilador, podría haber desembocado en una tragedia.

FUENTE: LUIS ÁNGEL TRIVES – ELMUNDO.ES / Twitter: @luisangeltrives

X