Según la SEMG, en España se produce una parada cardiaca por cada mil habitantes y año

Según la SEMG, en España se produce una parada cardiaca por cada mil habitantes y año

En España solo sobrevive el 10,1 por ciento de las personas que sufren una parada cardiaca fuera de un centro sanitario, un porcentaje similar a la media europea, del 10,7 por ciento, según la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

La SEMG, que clausuró el 25 de mayo de 2013 en Zaragoza su vigésimo congreso nacional, destaca en un comunicado que la parada cardiaca es la principal causa de muerte prematura en España y en los países occidentales y que ocasiona el fallecimiento de 25.000 pacientes al año en nuestro país, cerca de 400.000 en la Unión Europea y una cifra similar en Estados Unidos.

«Estas cifras ponen de manifiesto un importante problema de salud pública de difícil abordaje», explica la coordinadora del Grupo de Urgencias de la SEMG, Marta Martínez del Valle, quien recuerda que en casos de parada cardiaca cada minuto es vital e influirá de manera directa en la posibilidad de recuperación neurológica posterior del paciente.

Según esta doctora, si en el caso de parada cardiorrespiratoria se realiza una atención inicial adecuada en los primeros cuatro minutos y el equipo de emergencias llega antes de 10 minutos, las posibilidades de supervivencia de la víctima son del 43 % y, además, se reduce significativamente la probabilidad de que este evento deje secuelas.

Según la SEMG, en España se produce una parada cardiaca por cada mil habitantes y año pero tan sólo una cuarta parte se atiende inicialmente de manera correcta, ya que el 80 por ciento de las veces este tipo de eventos sucede fuera del entorno sanitario.

A pesar de que más del 50 por ciento de estas paradas es presenciada por alguna persona, la gran mayoría de los españoles no sabe cómo se debe actuar ante tal situación de emergencia vital.

«Por eso sería crucial -agrega Martínez del Valle- que todo el mundo estuviera formado en reanimación cardiopulmonar, incluso debería contemplarse en la formación escolar dado que son técnicas que, si se conocen, cualquiera puede llevar a cabo».

La SEMG hace tiempo que puso en marcha su Plan Salvavidas para formar a la ciudadanía en soporte vital básico y recuerda que los cuatro eslabones de la cadena de supervivencia pasan por el reconocimiento temprano y la petición de ayuda, para prevenir la parada cardiaca, la resucitación cardiopulmonar y la desfibrilación precoz, para reiniciar el corazón, y los cuidados posteriores para restaurar la calidad de vida.

FUENTE: EFE / El Confidencial

X