La Fundación Científica de Caja Rural, dirigida por Juan Manuel Ruiz Liso facilitará el intercambio entre Soria y Murcia.

La Fundación Científica de Caja Rural, dirigida por Juan Manuel Ruiz Liso facilitará el intercambio entre Soria y Murcia.

El Instituto de Ciencias de la Salud de Castilla y León, con sede en Soria, exportará a Murcia su programa de formación en el uso de desfibriladores, en primer lugar a agentes de la Guardia Civil de la capital del Segura. Todo con el fin de crear un espacio ‘cardioseguro’, como es el que se ha venido desarrollando en la provincia de Soria de la mano de la Fundación Científica de Caja Rural, dirigida por Juan Manuel Ruiz Liso, y que ha logrado sumar 30 desfibriladores en la capital, con lo que en este aspecto se convierte en la más avanzada del territorio nacional teniendo en cuenta la proporción de habitantes.

En lo que se refiere a la formación que el Instituto de la Salud exportará a Murcia, y a cuya presentación asistió el pasado 17 de abril el director del centro, Alberto Caballero, se centrará en la Benemérita murciana, que recibirá formación práctica en primeros auxilios, maniobras de reanimación cardiopulmonar y empleo y uso de desfibriladores externos semiautomáticos.

Los cursos tendrán una duración de doce horas y se impartirán en turnos de ocho alumnos con un instructor profesional que enseñe las pautas para identificar el paro cardiorespiratorio, alertar a los servicios de emergencia e iniciar las maniobras de soporte vital.Con esta iniciativa el Instituto de la Salud pretende mejorar la calidad del servicio al ciudadano por parte de los cuerpos de seguridad en Murcia, así como impulsar el auxilio mutuo entre los agentes que intervienen en situaciones críticas y convertir los principales centros de detención en espacios cardioprotegidos.

Con el programa que se exportará desde Soria dichos centros estarán dotados de un desfibrilador externo semiautomático, lo que va a posibilitar el auxilio de las personas que están bajo custodia policial y va a impulsar una política activa de prevención de riesgos laborales del propio personal que se encuentra desarrollando sus labores en estos centros de detención. De este modo los agentes no solo prestarán un servicio de seguridad, sino también preventivo.

Los responsables del programa argumentaron que los guardias civiles son los primeros en llegar a un accidente, por lo que es de vital importancia que tengan los conocimientos suficientes para poder atender una parada cardiorespiratoria con eficacia. Si bien la primera fase estará orientada a la Comandancia de la Guardia Civil de Murcia, en el futuro está previsto que se extienda a Cartagena.

El director de la Fundación Científica de Caja Rural, Juan Manuel Ruiz Liso, señaló que «Soria es una provincia ejemplar en la prevención cardiovascular», donde un 15% de la población de la capital y un 5% de la población de la provincia están formados en el uso de desfibriladores.

En este sentido en Soria se han formado hasta la fecha 600 guardias civiles, así como 3.000 personas sin títulos sanitarios previos que han realizado los cursos de Caja Rural. Por otra parte han realizado los cursos 2.000 médicos y enfermeras, y personal sanitario de la provincia. Esto supone más de 5.000 personas.

Asimismo, en las próximas semanas tienen previsto formar a 100 personas del Club Deportivo SanJosé, y de los ayuntamientos de Ólvega y Almazán. Según Ruiz Liso varias comandancias de la Guardia Civil de España están copiando el modelo soriano.

FUENTE: Diario de Soria

X