El pasado jueves 10 de abril Bernabé Cano, alcalde de La Nucía, recibió el documento del Instituto Mediterráneo de Cardioprotección que certifica la Ciutat Esportiva Camilo Cano como “Espacio Cardioprotegido”, tras cumplir con los requisitos en materia formativa e instalación de desfibriladores externos semiautomáticos.

El centro deportivo nuciero cumple con las recomendación ILCOR 2010 (International Liaison Committee on Resuscitation) y queda registrado en la plataforma de Espacios Cartioprotegidos de España. En el acto de entrega participaron Cristian Silvestre por Instituto Mediterráneo de Cardioprotección, Carmen Vilaseca de Hospital Clínica Benidorm, Sergio Villalba, concejal de Deportes, Javier Burrueco, Jefe de la Policía Local y Manuel Alcalá, concejal de Sanidad.

Formación

Un total de 20 empleados municipales y policías locales se han formado, en un curso organizado y patrocinado por el Hospital Clínica Benidorm, en las técnicas para atender a cualquier persona que sufra una parada cardiorrespiratoria en las instalaciones deportivas. A su vez se ha revisado y mejorado el equipo de desfibrilador externo semiautomático (DESA), instalado en la recepción del Pabellón Municipal.

“Espacio Cardioprotegido”

A partir de ahora, los usuarios y personal de la Ciutat Esportiva Camilo Cano estarán más seguros en caso de que ocurra una emergencia de estas características ya que mientras se espera la llegada de los servicios sanitarios, el personal del establecimiento podrá ayudar a salvar una vida. Sin estas medidas y sin disponer de un desfibrilador, el porcentaje de supervivencia disminuye considerablemente en un caso de parada cardiorrespiratoria.

El DESA es muy eficaz para la mayor parte de los llamados paros cardíacos, ya que en su mayor parte son debidos a una fibrilación: si el ritmo del corazón no es el adecuado, estos equipos devuelven el ritmo correcto al corazón mediante una técnica muy sencilla que tan sólo precisa una mínima formación.

España: 25.000 paradas cardíacas al año

En España, se estima que cada año se producen más de 25.000 paradas cardíacas, lo que equivale a una media de un paro cardíaco cada 20 minutos, ocasionando 4 veces más muertes que los accidentes de tráfico. Más del 85% de las muertes súbitas son de origen cardíaco el 90% de ellas se producen en entornos extrahospitalarios y tan sólo un 5% sobreviven sin secuelas.

La única forma de conseguir una mayor supervivencia es un tratamiento adecuado y precoz de las victimas a través de una correcta Resucitación Cardiopulmonar (RCP), y por consiguiente, la necesidad de un acceso rápido y fácil a los Desfibriladores Externos Semiautomáticos (DESA). Este acceso público a la desfibrilación realizado por personal no sanitario capaz de procurar a la victima asistencia antes de que transcurran los 10 primeros minutos tras la parada cardíaca, es fundamental para aumentar las probabilidades de éxito de la Cadena de Supervivencia.

FUENTE: ELPERIODIC.COM

X